Privacy Policy

BRASILE - LA POLITICA ESTERA DI DILMA

LA POLITICA ESTERA BRASILIANA DEL GOVERNO DILMA ROUSSEFF


Nell’intervista che segue Dilma Rousseff indica le linee della politica estera brasiliana del governo prossimo a insediarsi. Molto sinteticamente queste le linee: 

-          Continuità della linea estera dei due governi Lula quindi amicizia ma non sudditanza nei riguardi degli Stati Uniti (sfumata la risposta alla domanda sui recenti accordi militari fra Stati Uniti e Brasile)
-          Una politica estera “progressiva, riformista, autonomista ma non una politica estera che sfidi il centro del potere mondiale, o degli Stati Uniti. Non è una politica estera di sinistra o in qualche modo rivoluzionaria. Però una politica estera che crea un contesto più favorevole per ottenere più trasformazioni in America del Sud.”
-          Una politica estera pragmatica che da dai rapporti amichevoli con gli Stati Uniti a quelli con l’Iran
-          Riconferma del gruppo responsabile del ministero degli esteri ma non necessariamente del ministro Celso Amorim oggi regista del gruppo
-          Minori legami economici col governo statunitense perché si prevede la continuazione della crisi economica di questo paese che non guiderà di fatto il superamento della crisi stessa di altri paesi
-          Si perseguirà l’unità nell’Unasur senza dimenticare le difficoltà legate alla resistenza di grandi gruppi industriali interessati soprattutto al mantenimento del Mercosur (“El gobierno de Brasil no es Brasil. Brasil es mucho más que el gobierno. Brasil es el gobierno, la sociedad, y en términos de relaciones exteriores, las relaciones de Brasil están representadas sobre todo por las empresas.”) (“Cualquier proyecto de integración regional que involucra al sector comercial significa automáticamente que la industria brasileña invade los países vecinos, asfixia la posibilidad de desarrollo local. Así que la cuestión de la asimetría [2] es muy grave, es un gran obstáculo a eliminar.”)
Intervista abile, di una donna sicuramente preparata e con carattere forte. Ma naturalmente saranno i fatti a confermare o meno le sue parole.
 
La política exterior brasileña de Dilma: Entrevista con Igor Fuser
07/12/2010 by Michael Fox


El 31 de octubre, los brasileños eligieron a su nuevo presidente, candidata del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff. En los últimos ocho años, el presidente Luiz Inácio “Lula” da Silva ha cautivado la atención del mundo sobre Brasil como nunca antes, ya que su país ha participado cada vez más en la escena internacional.

Para entender como esto se verá durante el gobierno Dilma, me senté con Igor Fuser, periodista internacional y profesor de la Universidad Cásper Líbero en São Paulo. Fuser obtuvo el grado de Master en Relaciones Internacionales y es el autor del libro “Petróleo y Energía: La participación militar de los EE.UU. en el Golfo Pérsico”.

¿Cuáles son algunas de las cuestiones que más se destacaron en la política exterior regional brasileña en virtud de Lula? ¿Cómo ha sido la política exterior comparada con los anteriores gobiernos de Brasil?

La elección de Lula y los ocho años de su gobierno modificaron profundamente la política exterior brasileña. Es una de las zonas donde el contraste entre las políticas del gobierno de Lula y [el anterior gobierno de] Fernando Henrique Cardoso fueron más evidentes.

Históricamente, durante todo el siglo 20, Brasil actuó dentro del reconocimiento de la hegemonía de EE.UU. Desde principios del Barón de Rio Branco [1], el padre fundador de la diplomacia brasileña en el inicio del siglo 20, Brasil reconoció el liderazgo de los Estados Unidos y fue candidato a ser el número dos después de los Estados Unidos- un sub hegemónico. Por lo tanto, fue socio de los Estados Unidos, asi como un líder en América del Sur o América Latina, pero siempre con el apoyo auxiliar de los EE.UU. y esto causó mucho resentimiento y conflictos con los vecinos, sobre todo Argentina, que nunca aceptó la posición de Brasil.

Con Lula, Brasil adoptó otra posición. Brasil se unió a otros países como Venezuela y Argentina y-aunque no lo dijo en su discurso diplomático-se opuso a la doctrina Monroe. Brasil comenzó a pensar en América del Sur como una región geopolítica autónoma, independiente de los Estados Unidos y no subordinada a la hegemonía de los EE.UU.

El momento decisivo en la política externa brasileña fue el pulgar hacia abajo con el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas). El ex presidente Fernando Henrique había estado a favor del ALCA, pero no tenía las condiciones para llevarlo a cabo. El gobierno de Lula ha adoptado una posición clara contra el ALCA y apunto a Brasil en otra dirección bajo la bandera de la Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas), el impulso para fortalecer las relaciones dentro del Mercosur (Mercado Común del Sur), y una serie de posiciones contrarias a los Estados Unidos en muchos niveles en la región. Otros ejemplos son el apoyo hacia [el presidente venezolano Hugo] Chávez contra los intentos de desestabilización, y el rechazo del golpe de Estado en Honduras, que contó con el apoyo implícito del gobierno de los EE.UU.- – no necesariamente todo el gobierno de Obama, pero sectores muy influyentes de la administración Obama. La postura del gobierno de Brasil en Honduras fue otro momento decisivo de la posición autónoma de Brasil en el contexto regional y hemisférico.

¿Cuáles son las posibilidades de Dilma para poder continuar con esto? ¿Cómo va a ser la política exterior de su gobierno?

Las perspectivas apuntan a la continuación de las políticas del gobierno de Lula. En Brasil, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Itamaraty, tiene mucha autonomía, y el grupo que está a cargo de el debe permanecer a la cabeza. La persona más notable en este grupo es el Ministro de Relaciones Exteriores Celso Amorim. Esto no quiere decir que será el próximo canciller. Hemos escuchado el nombre de Antonio Patriota, que forma parte del grupo Amorim.

Así que las perspectivas son para la continuación de la política exterior misma. Sin embargo, se trata de una política exterior que no se puede resumir en dos o tres palabras. No es una política exterior anti-estadounidense. Se trata de una política exterior que busca la cooperación con los Estados Unidos, y busca las mejores relaciones posibles con los Estados Unidos, pero no en términos de subordinación.

Una buena manera de entender la política exterior de Brasil es compararla con el candidato derrotado, José Serra. ¿Cuál fue la propuesta de Serra? Reducir la cooperación Sur-Sur y reubicar el eje político de la política exterior de Brasil a los socios tradicionales, básicamente los Estados Unidos y Europa Occidental, en detrimento de iniciativas como el Mercosur y la Unasur. Así que con la derrota de la Serra y el gobierno Dilma, Brasil debe ampliar sus vínculos con el llamado Sur. Con la India, China, África del Sur. El énfasis de la multipolaridad debe mantenerse y, eventualmente, aumentar, dependiendo del contexto internacional actual.

¿Qué significado tienen las recientes elecciones legislativas de medio término de los Estados Unidos en términos de las relaciones Estados Unidos-Brasil?

El primer pronóstico de los sectores cercanos al gobierno de Lula es que la victoria republicana en las elecciones legislativas de EE.UU. refuerza la certeza de Brasil dependiendo menos en sus relaciones con los Estados Unidos.

El sector político que apoya al gobierno de Dilma es también muy escéptico de las medidas de EE.UU. para combatir la crisis económica. La expectativa es que la crisis continuara y llegara a ser aún peor en los próximos años en los Estados Unidos. La intensificación de la crisis en los Estados Unidos hace que EE.UU. sea menos importante para el mercado brasileño o como fuente de inversiones para Brasil. Esta evaluación confirma la decisión de Brasil para tratar de combatir la crisis, básicamente, con sus propios medios.

La comparación puede hacerse entre Brasil y México. El país de América Latina que más atado esta a los Estados Unidos era México, y cuando los EE.UU. entró en crisis, México se vio aun más afectado. México se ahoga en una profunda crisis; la crisis de EE.UU. arrastro totalmente a México.

Por el contrario, Brasil salió muy bien de la crisis. Brasil se ha basado en su mercado doméstico, con su propia acumulación de capital, con las empresas de su estado, con sus vínculos con sus vecinos de América del Sur, y el gobierno está convencido de que este es el camino a seguir.

El nuevo gobierno no ve ninguna razón para cambiar de dirección. Al mismo tiempo, tampoco ve ninguna razón para una radicalización. En América del Sur, el gobierno de Lula es una fuerza de cambio y de moderación al mismo tiempo. Se trata de una política exterior muy cuidadosa. Es una política exterior pragmática. Se trata de una política exterior progresiva, reformista, autonomista, pero no es una política exterior que desafía el centro del poder mundial, o de los Estados Unidos. No es una política exterior de izquierda o de cualquier manera una política exterior revolucionaria. Pero es una política exterior que crea un contexto más favorable para obtener más transformaciones en América del Sur.

¿Te imaginas si Serra hubiese ganado? Tendríamos una política exterior de derecha, conservadora, en consonancia con los sectores más conservadores de los Estados Unidos. Una política exterior que se puso de inmediato en una posición hostil hacia las experiencias más progresistas en América del Sur. Si Serra hubiese ganado las elecciones de Brasil, y Dilma no, habría sido un desastre para Bolivia, Venezuela, Ecuador, Argentina, Paraguay, Cuba, la izquierda mexicana y de las posibilidades de progreso en el Perú.

Para nosotros los brasileños la dimensión internacional de estas elecciones en Brasil no era tan importante, pero en realidad es uno de los puntos más importantes. Esta elección de Brasil fue de gran importancia internacional, con implicaciones globales. La posibilidad de un mundo multipolar depende de contar con un centro-izquierda, el gobierno de izquierda en Brasil, que fue el gobierno de Lula y ahora será continuado por Dilma.

En abril de este año, Brasil y Estados Unidos firmaron un acuerdo de cooperación militar. ¿Qué significa esto, ¿qué significa para Dilma, y ¿qué es exactamente este acuerdo militar?

Por mucho que yo sé, tiene que ver con el acceso de Brasil a la tecnología militar y armas. No sé que tipo de alcance tiene. Usted puede entender este acuerdo dentro de la visión pragmática de la política externa brasileña, que es una política exterior que no está en contra de la cooperación con los Estados Unidos. Estados Unidos es visto como un amigo y socio, al igual que muchos otros amigos y socios. Lula dijo, “mi amigo Bush”, cuando George W. Bush llegó a Brasil. Pero también dice, “mi amigo Chávez.” Incluso, dijo, “mi amigo Ahmadinejad”. Todo el mundo es “amigo” de Lula. Esto es parcialmente un estilo personal de Lula, pero también refleja el pragmatismo de la posición de Brasil en el mundo.

Usted ha dicho que todo el mundo es un “amigo” de Lula. ¿Será lo mismo para Dilma?

Sin lugar a dudas. Por supuesto que Lula y Dilma tienen personalidades muy diferentes. Sin embargo, Dilma piensa de la misma manera como Lula, y Dilma nunca se distancia de lo que Lula haría. Al contrario de lo que dice la prensa conservadora, Dilma es una mujer que está muy bien preparada. Ella tiene sus propias ideas. Ella piensa con su propia cabeza. Ella no es sólo una burócrata que Lula eligió y puso en su lugar. Ella tiene una historia. Ella era una activista de izquierda en su juventud. Ella era una activista del Partido Democrático del Trabajador de Leonel Brizola, antes del PT, pero en ningún momento ella misma se distanciaría de la dirección de Lula.

Lula sigue siendo la gran figura en la política brasileña, incluso si no tiene una posición en el gobierno. Yo no creo el comentará a menudo, porque Lula está interesado en que Dilma haga pleno ejercicio de su papel en la presidencia. Así que Lula no será el brasileño “Putin”. Vladimir Putin ya no es presidente, pero él es el Primer Ministro. Lula viajará alrededor del mundo. Él va a crear su Instituto. Él va a dar una entrevista de vez en cuando, pero no va a interferir en los asuntos diario brasileños. Lula sólo se involucraría si hay realmente un momento de crisis, y si Dilma es atacada por la oposición. Entonces es posible que se le llamará para apoyar a Dilma. Pero por otro lado, Dilma va a seguir su ejemplo. El equipo de Dilma en el gobierno va a estar formado por las mismas personas que ya ocupan cargos en el gobierno de Lula.

Con respecto a la integración regional, Unasur, Mercosur, y la cooperación bilateral entre Venezuela y otros países. ¿Cree que la previsión es que todos estos van a seguir?

Sí, pero eso no es necesariamente un pronóstico optimista. Los problemas de la integración regional en América del Sur no sólo dependen de la voluntad política de los gobiernos. El gobierno de Brasil no es Brasil. Brasil es mucho más que el gobierno. Brasil es el gobierno, la sociedad, y en términos de relaciones exteriores, las relaciones de Brasil están representadas sobre todo por las empresas.

Hay mucha resistencia de empresarios brasileños del Mercosur. Hay incluso una mayor resistencia hacia Unasur. Y la política de integración regional en Brasil es en sí misma contradictoria. Es una política que tiene un elemento de solidaridad y de cooperación, y hay otro elemento que es la expansión del capitalismo brasileño a los países vecinos, que es hegemónico. Así que este aspecto contradictorio de la política exterior de Brasil va a ser heredada por el gobierno Dilma. Y nada indica que el gobierno Dilma va a tomar medidas decisivas para superar esta contradicción.

El problema es el siguiente. Cualquier proyecto de integración regional que involucra al sector comercial significa automáticamente que la industria brasileña invade los países vecinos, asfixia la posibilidad de desarrollo local. Así que la cuestión de la asimetría [2] es muy grave, es un gran obstáculo a eliminar.

La política externa brasileña, especialmente en los últimos años del gobierno de Lula ha hecho hincapié en que nuestra integración tiene que ser menos comercial y estructural, orientada a la infraestructura física, proyectos energéticos, el desarrollo conjunto y proyectos industriales, pero esto es muy teórico. La infraestructura física ha progresado, aunque menos de lo esperado. Sin embargo, al final del día, la definición de las áreas de integración sigue siendo en el comercio.

Así, el objetivo de la integración regional debe ser gestionada por el gobierno de Dilma, pero al mismo tiempo existen obstáculos. Y con el fin de eliminar estos obstáculos, se necesitaría una nueva coalición de fuerzas que no existe. La victoria electoral de Dilma se llevó a cabo en el marco de una coalición de fuerzas que no es esencialmente diferente a la anterior. Es ligeramente más favorable. No podemos olvidar que no se trataba sólo de la victoria de Dilma. El gobierno, liderado por el PT, tiene una mayoría muy significativa en el congreso. Esto le da al gobierno más libertad para actuar. La capacidad de una oposición efectiva de las fuerzas conservadoras en el Congreso es menor de lo que estaba bajo el gobierno de Lula. Al mismo tiempo, este no es un congreso de ala izquierda. Está aliado al gobierno, que está unido sobre todo por intereses muy específicos, pero no necesariamente apoya al gobierno ideológicamente.

La política exterior de Brasil también dependerá de la situación económica. El mantenimiento de condiciones macroeconómicas favorables en Brasil dejará al gobierno con más libertad para actuar. Lo contrario también es cierto. Si las condiciones de la economía brasileña empeoran, esto será combustible a la oposición y tendrá a Brasil en una posición más prudente en todos los niveles, incluida la política exterior.

Michael Fox es un periodista independiente, periodista y director de documentales con sede en Brasil. Es co-autor de Habla Venezuela: Voces desde la raíz, y co-director de las Mas allá de las elecciones: Redefiniendo la Democracia en las Américas. Su obra se puede encontrar en http://www.blendingthelines.com/

Traducción: Carolina Sternberg

[1] José María da Silva Paranhos, Jr., (1845 – 1912). Ministro brasileño de Relaciones Exteriores entre 1902 a 1912. Ha sido reconocido por llegar a definir las fronteras del país con todos sus vecinos.

[2] En este caso, se habla de las relaciones asimétricas entre los países de América del Sur. Brasil es de lejos el país más grande de la región con la economía más fuerte. Como Fuser señala, países como Argentina y Uruguay experimentaron períodos de desindustrialización durante la década de 1990 neoliberal y es difícil que puedan competir con las grandes empresas brasileñas.

Testo pubblicato su www.cipamericas.org

Newsflash

RITORNO A CUERNAVACA NEL NOME DI IVAN ILLICH

RITORNO A CUERNAVACA NEL NOME DI IVAN ILLICH

Read more...